Así viven el confinamiento los 'heavys' de Gran Vía

Los hermanos Alcázar y su rutina sin internet, entre libros, cine pirata, “musicola”, meditación, flexiones y 3 kms diarios dando vueltas por el salón.

El Mundo

La Gran Vía seguirá sin sus heavys -y viceversa- hasta el esperado fin del estado de alarma. Entonces, llueva, granice o nieve, volverán abigarrados con sus enseres de cuero y metal a retomar su puesto; como las dos gemelas estatuas vivientes que son. Por el momento, los hermanos Alcázar asoman sus grisáceas cabelleras al exterior a las ocho de la tarde para aplaudir. «Lo vemos como una obligación. Animar y que te animen: es una simbiosis. Y, sobre todo, apoyar y agradecer a la peña, que se está infectando a pecho descubierto» y, tras el aplauso sanitario, bajan a pasear al parque de abajo donde aseveran haber visto «mogollón de ovnis, incontables. ¿A que no te lo crees?», concluye José avistando el cielo vallecano.

JOSÉ ALCÁZAR

``Como no tengo móvil me he pasado 50 días sin hablar con nadie más que con mi hermano. Pero no me importa, hay que hablar metafísicamente contigo mismo para ver cómo estás. Es una gran ocasión para darte cuenta de cómo estás de unido con la fuente. Esto ha pasado para que todo el mundo haga un poco las paces consigo mismo y se vea sin trampas. Ha sido una prueba muy inesperada y positiva, si se sabe aprovechar``

FOTOGRAFÍA